Aptis paso a paso. La prueba de gramática y vocabulario

El examen APTIS, que es uno de los más innovadores y originales entre todas las pruebas que existen para medir las habilidades en inglés, tiene un quinto elemento que lo hace diferente al resto de los exámenes: la competencia de vocabulario y gramática.

Además de las clásicas pruebas de expresión oral, comprensión auditiva, comprensión lectora y expresión escrita, los profesionales del British Council, entidad encargada del diseño de la prueba, decidieron incluir una competencia adicional que tuviera un poco de las cuatro anteriores; es decir, una especie de quintaesencia del examen.

Fue así como se llegó al apartado de gramática y vocabulario, que está presente en los cuatro restantes y que, si lo miramos con más detenimiento, supone una característica añadida con respecto a otras pruebas de evaluación lingüística.

El nuevo método de evaluación Aptis, diseñado por los profesionales de British Council, se compone de cinco pruebas diferentes, una de carácter obligatorio, que es el ejercicio de gramática y vocabulario, y cuatro con las que puedes valorar tu capacidad de expresión y comprensión tanto oral como escrita. Se trata de los test de “Reading”, “Listening”, “Writing” y “Speaking”. Estas cuatro pruebas puedes combinarlas entre sí para evaluar tus conocimientos según tus necesidades.

Para aprobar tu examen, lo mejor es tener claro cómo es el procedimiento, de cuánto tiempo dispones para completar la prueba o qué tipo de ejercicios tendrás que realizar. Por eso, aquí te detallamos como es el test de Gramática y Vocabulario.

La prueba de gramática y vocabulario es un plus al que puedes acceder solamente si decides presentar el examen APTIS. Para conocer más a fondo esta parte de la prueba, presta atención a algunas de sus características más significativas.

prueba de gramatica y vocabulario

 

El test de “Grammar and vocabulary”, también denominado “core” (esencial), es el único test de carácter obligatorio para todos los candidatos.  Esta prueba, que tiene una duración total de 25 minutos, se compone de dos partes:

Leer también..  Aptis paso a paso: La prueba Speaking

Una primera de gramática, donde tendrás que demostrar tus conocimientos sobre el uso de los tiempos verbales, los verbos modales, preposiciones, pronombres relativos, adverbios o los famosos “phrasal verbs”, entre otros.

La otra de vocabulario, en la que tendrás que demostrar tu dominio léxico.

La primera parte de la prueba, correspondiente a gramática, está compuesta por un total de 25 ejercicios en los que tendrás que completar las frases, seleccionando una de las tres opciones que te ofrecen.

Por otro lado, la parte correspondiente a vocabulario se compone también de un total de 25 ejercicios, divididos en 5 bloques de actividades diferentes. En cada una de estas pruebas se presentan cinco palabras o frases, según el caso, que deberás relacionar con una de las diez posibilidades que te ofrecen, atendiendo a las indicaciones que te señale el ejercicio.  Esta relación puede venir determinada bien porque las palabras son sinónimos, porque el texto define la palabra o porque son palabras que suelen emplearse juntas (collocations).

Para prepararte esta prueba, además de realizar el test de práctica que pone a tu disposición British Council, también puedes entrenarte utilizando diversos programas y juegos online, como la App de British Council, una forma divertida de reforzar tus conocimientos.

 

¿Por qué es importante evaluar la gramática y el vocabulario?

No es gratuito que el British Council, entidad encargada de diseñar el examen APTIS, haya optado por incorporar la prueba de gramática y vocabulario. Esta decisión, al igual que todas las adoptadas en relación con la estructura de la prueba, responde a una serie de investigaciones recientes sobre las competencias lingüísticas.

Leer también..  Para qué te sirve tu certificado Aptis

Tradicionalmente nos han enseñado que las habilidades escritas, orales y auditivas eran las únicas que tenían valor cuando se trataba de medir nuestras capacidades en torno al idioma inglés. O al menos así crecimos muchos de nosotros.

Sin embargo, hoy día sabemos que el aprendizaje del inglés no se reduce solo a estas tres esferas, sino que es un proceso mucho más complejo en el que intervienen otros factores como la memoria, la asociación de ideas, la flexibilidad, la memoria visual, etc.

De ahí que resulte importante insistir en dos áreas como la gramática y el vocabulario, las cuales, como ya dijimos en la parte inicial de este post, tienen muchísimo que ver con las cuatro restantes. Es decir, no se puede aprender a hablar o a escribir bien en inglés sin antes dominar el lenguaje y sus estructuras.

Por ejemplo, dominar el vocabulario es el primer paso para el aprendizaje del inglés. Sin una serie de términos y conceptos básicos es imposible desenvolverse con fluidez, soltura y coherencia en cualquier situación, tanto si es cotidiana como si es de otro tipo.

La gramática, por su parte, nos aporta las normas básicas del uso del idioma. Hay quien cree que es un elemento que se circunscribe exclusivamente al ámbito escrito, pero en realidad no es así. La estructura de las oraciones también está presente en todo lo que hablamos y oímos; la gramática es el orden.

 

 

Si quieres prepararte desde casa y a tu ritmo, te ofrecemos nuestro Curso de Aptis online General y el Curso de Aptis online Avanzado. Y si queréis certificaros en inglés en un tiempo récord, os presentamos el Taller Aptis Express con la garantía de Aulainglés.

Añadir comentario

Nuestra agencia cuenta con las siguientes acreditaciones